viernes, 18 de octubre de 2013

The DUFF: FINAL.

Selena y Demi estaban esperando en el asiento trasero del Taurus. Ambas me sonrieron juguetonamente cuando me subí al asiento del pasajero.

—Alguien se ha vestido sexy. —Selena se burló — Te di esa camiseta hace 9 meses. ¿Es esta la primera vez que la usas?
—Um… Si.
—Bueno, se ve bien en ti. —dijo— Parece que soy la Duff esta noche. Muchas gracias, Mi.

Ella me guiñó un ojo, y no pude evitar sonreír.
Selena recientemente ha tomado el uso de Duff como una palabra suya, usándola en nuestras conversaciones casuales. Al principio lo encontré un poco inquietante. Quiero decir, la palabra era un insulto. Pero luego de la revelación que tuve este día en el baño con Nicole, apreciaba lo que Selena estaba haciendo. La palabra era nuestra ahora y mientras nos aferráramos a ella, podíamos controlar el daño que infligía.

— Es un trabajo sucio — me burlé— Pero, oye, alguien tiene que hacerlo. Te prometo ser la Duff el próximo fin de semana.

Ella se rió.

— ¿Estás usando un brassier con relleno? —Demi espetó, aparentemente ajena a nuestra conversación.— Tus pechos parecen más grandes.

Hubo un largo momento de silencio, y de repente me di cuenta de que habría estado más segura con mi madre.

Selena estalló de risa mientras yo enterraba mi rostro en mis manos.
Douglas no mostró ninguna reacción.
Gracias a Dios. Si lo hubiera hecho, tal vez habría cometido un asesinato allí mismo. Golpeé mi cabeza contra la ventanilla hasta que mi cerebro estuvo aplastado como un panqué.
En vez de reírse por lo bajo o mirar hacia mi pecho para ver si Demi tenía razón, Douglas actúo como si los pechos no hubieran sido mencionados.

Simplemente metió la llave en la ignición y sacó el auto de mi entrada.

Nota mental, pensé, matar a Demi cuando no haya testigos.

Aunque, de manera extraña, la falta de reacción de Douglas me sacó de quicio.
Nick habría hecho una broma.
Habría mirado mi pecho, por supuesto, pero luego habría dicho algo. Me habría hecho reír. Él no lo habría simplemente ignorado como Douglas lo hizo.
¡Dios! De todas las cosas, esto no debería ser algo que me molestara.

—Tú sabes —dijo Selena cuando fue capaz de dejar de reír.— Es bastante bueno de su parte que nos hayan invitado —ella me sonrió, y supe que estaba contenta de ser incluida.— Pero se dan cuenta de que esto va a arruinar su cita totalmente, ¿cierto?
—¿Cómo es eso? —preguntó Douglas.
—¡Porque seremos sus chaperonas! —Demi declaró con demasiado entusiasmo.— Lo que hace de nuestro trabajo detener toda forma de dunga-dunga/chiqui-chiqui/ñaca-ñaca

Selena añadió;

—Y vamos a disfrutar haciéndolo.
— Si.

Pero Douglas y yo no teníamos necesidad de preocuparnos. En el minuto en el que llegamos al local, mis amigas volaron a la pista de baile, sacudiendo sus cabellos y agitando sus traseros de forma casual.

—Parece que son ellas las que necesitan ser cuidadas— se rió entre dientes Douglas mientras me guiaba a una mesa vacía.
Usualmente ese es mi trabajo —dije.
¿Piensas que sobrevivirán si te tomas una noche libre?
—Veremos.

Sonrió y tocó mi pendiente con la yema de sus dedos.

—La banda no comenzará hasta dentro de hora y media, —dijo, moviendo sus dedos hasta mi cuello para descansar en mi hombro. No me provocó nada. Pero si Nick hubiera hecho esto, trazando sus dedos a través de mi piel de esa forma, yo hubiera…— ¿Quieres que consiga unas bebidas antes de que el bar se llene?
—Seguro —dije, ahogando el pensamiento de Nick.— Tomaré una Coca Light.
—Está bien. —dijo— Volveré enseguida —me besó en la mejilla y se fue al bar.

La gente entraba a través de las puertas del club. Siempre había una mayor multitud las noches que tocaba una banda.
Unas chicas de octavo grado se sentaron en la mesa de detrás de mí, jactándose en voz alta acerca de cómo pretendieron estar en la secundaria para entrar. Un estudiante de tercer año y uno de sus amigos pasaron furtivamente a mi lado, una botella de alcohol pobremente oculta colgaba de su chaqueta holgada y por una fracción de segundo, vislumbré a la morocha estudiante de primer año que Demi había visto en el partido de baloncesto semanas atrás. Caminó a través de la puerta, mano con mano con un lindo chico que no reconocí. Incluso a la distancia, pude ver la sonrisa en su rostro. Se veía hermosa y supe que una de sus pretenciosas rubias amigas estaba siendo obligada a ser la Duff en su ausencia. Y luego ella y su cita se habían ido, barridos por la multitud, dejándome con una inexplicable sonrisa en mis labios.

No sabía qué clase de banda iba a tocar, pero basado en la cantidad de chicos con el pelo morado y aros en los labios que estaban entrando, supuse que iba a escuchar música emo.

Ahí se fue mi sonrisa.

Genial. Chicos llorones con guitarras. Totalmente mi estilo, ¿cierto?

Estaba mirando distraídamente el torrente de gente cuando él apareció entre la multitud.

Al principio ni siquiera lo noté. Estaba con Joe, hablando casualmente mientras se dirigían hacía el bar. Era fácil seguir su paso. Medía unos centímetros más que todos a su alrededor, miró alrededor a la muchedumbre con más seguridad que el resto de nuestros compañeros, caminó a través de la multitud con más gracia que la que cualquier adolescente normal podía manejar y mis ojos lo siguieron sin el consentimiento de mi cerebro.

A mitad de camino hacia el bar, Nick giró su cabeza en mi dirección. Sus ojos oscuros se encontraron con los míos por un instante. Mierda. Miré lejos, rezando que no me hubiera visto, a pesar de que estaba segura de que lo había hecho.

—Dios —murmuré, apretando mi puño debajo de la mesa.— Es como si estuviera en todas partes.
—¿Quién está en todas partes? —Douglas preguntó, sentándose frente a mí y me acerco un vaso a través de la lisa superficie de la mesa.
— Nadie. —tomé un trago de mi Coca light y traté de no hacer una mueca. La falta de azúcar dejó un mal sabor en mi boca. Tragué y pregunté;— ¿De nuevo, cuál es el nombre de la banda que toca?
—Black Tears —respondió.

Si. Para mí eso sonaba como mierda emo.

—Genial.
—Nunca escuché su música —admitió Douglas, pasando una mano por su cabello rubio cortado como un tazón— Pero la gente me dijo que son buenos. Además, es la única banda en Hamilton. Parece que el resto de los que tocan aquí son de Oak Hill.
—Uh-huh.

Me moví incómoda en mi asiento, consciente de los ojos de Nick sobre mí. La forma en que se deslizaban sobre mi piel me estaba enloqueciendo y esperaba que Douglas no notara mi tic. Probablemente pensaría que consumía crack o algo.

—Terminé Cumbres Borrascosas. —dije, desesperada por comenzar con un tema de conversación que sacara mis pensamientos de Wesley. Me llevo un minuto darme cuenta que no era el mejor tema para esa tarea.
—¿Te gustó? —preguntó Toby.
—Bueno, me dio mucho en que pensar. —me podría haber abofeteado. ¿No era ese maldito libro el que me había alterado en primer lugar? ¿Por qué tenía que sacarlo a relucir? Pero ahora era muy tarde para cambiar de tema. Douglas había saltado con una crítica completa del libro.
—Lo sé. Siempre me pregunté qué había hecho que Emily Brönte eligiera escribir sobre personajes tan desagradables. Me refiero a que, a través de todo el libro, simplemente pensaba que Heathcliff y Linton eran unos bastardos, y Cathy…

Movía la pajita de la bebida, solo escuchando a medias. Cada vez que Douglas decía Heathcliff mis ojos iban automáticamente a través de sus hombros para mirar a Nick.

Como siempre estaba guapísimo, llevaba unos vaqueros y una apretada camiseta blanca debajo de una chaqueta negra un poco demasiado larga.
Estaba sentado solo en el bar, estirado y casualmente acostado con ambos hombros sobre la barra del bar. Solo. Ni una sola chica aferrada a él. Demonios, incluso Joe había desaparecido. Zac era la única persona lo suficientemente cerca como para hacerle compañía y parecía ocupado con una horda de sedientos chicos góticos.

Los ojos de Nick estuvieron fijos en mí todo el tiempo.
Desde donde estaba sentada, era difícil leer su expresión, pero nunca vacilaron ni un segundo. Sí, era desconcertante, pero sabía que me hubiera decepcionado, tal vez incluso herido, si descubría que él se había dado vuelta. Realmente me atrapé a mi misma revisando cada pocos minutos si todavía me estaba mirando.

—¿Miley?

Sorprendida, me fijé en Douglas de nuevo.

—¿Hmm?
—¿Estás bien? —preguntó.

Mis dedos habían estado jugando con la medalla en forma de M, colgada en una cadena alrededor de mi cuello, sin darme cuenta. Inmediatamente baje mi mano.

—Estoy bien.
—Selena me advirtió que tal vez estés mintiendo cuando dices eso. —dijo.

Apreté mis dientes y busqué en la pista de baile a mi “amiga”. Estaba siendo agregada a mi lista de golpes.

—Y creo que tiene razón —suspiró Toby.
—¿Qué?
—Miley, sé qué está pasando —miró a Nick sobre su hombro antes de volverse hacía mí con una leve inclinación de cabeza.— Te esta mirando desde que llegó.
—¿Lo estuvo haciendo?
—Lo puedo ver por los espejos de allí. Y tú lo estuviste mirando también. —dijo Douglas— Y no es solo esta noche. He visto la forma en que te mira en la escuela. En los pasillos. Le gustas, ¿cierto?
—No… No lo sé. Supongo. —Dios, esto era incómodo. Simplemente seguía moviendo mi pajita entre mis dedos y mirando las pequeñas olas que se formaban en la superficie de mi bebida. No podía mirar a Douglas.
—No tengo que suponerlo, —dijo— Es bastante obvio. Y la forma en que lo miras me hace suponer que tú también estás enamorada de él.
—¡No! —chillé, soltando mi vaso y mirándolo directamente.— No, no, no. No estoy enamorada de él, ¿está bien?

Toby sonrió ligeramente y dijo; 

—Pero tienes sentimientos por él.

No pude ver ninguna señal de dolor en sus ojos, solo un toque de sorpresa. Eso hizo mucho más fácil darle una respuesta.

—Um,… sí.
—Entonces ve con él.

Rodé mis ojos sin querer. Simplemente era automático.

—Jesús, Douglas. —dije.— Eso suena como una línea sacada de una mala película.

Douglas se encogió de hombros.

—Tal vez, pero lo digo en serio, Miley. Si sientes eso por él, deberías ir allí.
—¿Pero que pasa con…?
—No te preocupes por mi. —dijo— Si quieres a Nick, es él con quien tendrías que estar ahora. Salir conmigo no hará que tus sentimientos por él desaparezcan… Debería saberlo. Definitivamente no te preocupes por mí. La verdad es que, estoy en la misma situación que tu. Solo que no quería admitirlo.
—¿Cómo?

Ahora era Douglas el que miraba su bebida, ajustando nerviosamente el cuello de su camisa.

—No superé lo de Nina.
—¿Nina? ¿Tu ex?

El asintió.

—Rompimos hace más de un mes, pero todavía pienso mucho en ella. Realmente me gustas, entonces pensé que si salíamos, tal vez me olvidaría de ella. Por un tiempo lo hice, pero…
—Bueno, entonces deberías llamarla. —dije— En vez de simplemente quedarte sentado lamentándote, deberías llamar a Nina y decirle como te sientes. Esta noche.

Alzó sus ojos de nuevo para encontrarse con los míos.

—¿No estás enojada? ¿No te sientes... usada?
—Eso me haría una gran hipócrita ya que en cierto modo yo también te estaba usando. —A pesar de que no quise, me levante de la mesa y me detuve hasta equilibrarme en las plataformas de mis zapatos.— Y para que quede claro, si Nina no te acepta de nuevo, es una idiota. Creo que probablemente eres el chico más dulce y amable que conocí en mi vida, y tuve un flechazo masivo por ti por años. Seriamente deseo que fueras el indicado para mí.
—Gracias. —dijo Douglas— Y si Nick rompe tu corazón, prometo… Bueno, diría patear su trasero, pero ambos sabemos que eso es físicamente imposible —frunció el ceño hacia sus huesudos brazos— Así que le escribiré una carta desagradable.
—Está bien. —resoplé. Me incliné sobre la mesa y lo besé en la mejilla— Gracias.

Me sonrió, lo recordaría el resto de mi vida, y dijo;

—Te estás entreteniendo. Apúrate y ve.
—Está bien. De acuerdo. Nos vemos en clase, Douglas.
—Adiós, Miley.

Respire profundamente para calmar mis nervios mientras miraba a Nick de nuevo.

Luego, con una débil sonrisa, comencé a abrirme paso a través del atestado bar. La música techno se hacía detenido, y todos en la pista estaban esperando a que la banda saliera al escenario. Tuve que zigzaguear a través de los cuerpos inmóviles, ninguno de ellos fue lo suficientemente considerado como para moverse a un lado ni siquiera por un milisegundo.

Vi a Selena entre el gentío; su cabello largo se veía sobre todos excepto sobre el chico a su lado, el jugador de baloncesto que había estado observando durante semanas y supe que no le gustaría mi decisión. En su cabeza, era culpa de Nick que la hubiera abandonado.

Estaría disgustada conmigo. Tal vez incluso se enfadaría. Pensaría que la estoy dejando atrás de nuevo. Simplemente tendría que probarle que estaba equivocada. Probarle que Douglas, a quien ella adoraba, no era adecuado para mí.

Cuando estaba a aproximadamente a unos pasos de la barra, un sonido llenó los altavoces, pero no era la música emo que estaba esperando. En su lugar, un alarido asaltó mis oídos y me asustó como la mierda. Estaba tan sobresaltada que salté, que no habría sido tan grave con otros zapatos.

Mi pie aterrizó a un lado de mi plataforma, haciendo que me cayera. Antes de que pudiera recuperarme, mi tobillo dio paso en falso y me caí golpeando con mi cara el suelo de madera.

¡Maldita sea!

No pude evitar gemir mientras me dolía el tobillo doblado.

—¡Mierda! gruñí ¡Ay, ay, ay! Dios, odio estos malditos zapatos.
—¿Entonces por qué los usas?

Mi piel hormigueaba mientras dos manos me levantaban por los codos y me ponían de pie.

Dándose cuenta de que no podía mantenerme de pie, Nick pasó su brazo por mi cintura y me llevó hasta un taburete del bar.

—¿Estás bien? —preguntó, ayudándome a sentarme. Podía decir por su sonrisa que estaba luchando por contener la risa.
—Si. —balbuceé, sonriendo un poco. Realmente no me sentía tan avergonzada. Habría corrido o cojeado fuera del bar, pero con Nick me sentía bien. Como si pudiéramos reírnos juntos de ello.

Pero la sonrisa se borró y su cara se volvió seria. Me miró un largo momento y su silencio me estaba por hacer subir por las paredes cuando finalmente abrió su boca.

—Miley, yo...
—¡Miley! ¡Oh por Dios! —Demi se materializó a mi lado, sus mejillas estaban rojas por la emoción y el baile. Detrás de ella, la banda había comenzado a tocar o a intentar tocar una versión emo de una canción de Johnny Cash. Era deprimente, pero Demi logró hablar a través del ruido.— ¡Oh Miley, finalmente te encuentro! ¿Viste? ¡Joe y yo estábamos bailando juntos! Creo que tal vez me pida ir juntos al baile. ¿No sería genial?
—Bien por ti, Demi.
—¡Tengo que ir a decírselo a Emma! —entonces vio a Nick. Una sonrisa sabedora se extendió a través de su rostro mientras decía— Los veo después! —Y con un rápido movimiento de su rubio pelo, se había ido.

Nick la vio desaparecer entre la muchedumbre con una expresión asombrada.

—Sabe que Joe prefiere a los hombres, ¿cierto?
—Dejemos que tenga esperanza. —dije, sonriendo a mi misma.

Volvió su atención hacia mí.

—Si. La esperanza es buena. Miley, yo... sonrió con maldad.— Sabía que cederías tarde o temprano. —puso su mano en mi rodilla y la movió suavemente por mi muslo—. Finalmente vas a admitir que me amas, ¿cierto?

Quite con fuerza su mano.

—Primero, —comencé— No te amo. Amo a mi familia y tal vez a Selena y Demi, pero el amor romántico lleva años y años en aparecer. Entonces no te amo. Pero admitiré que he pensado mucho en ti últimamente y definitivamente tengo sentimientos por ti… Otros sentimientos además de odio mayormente. Y tal vez es posible que en el futuro pueda amarte —vacilé, un poco asustada por las palabras que había pronunciado.— Pero todavía quiero matarte la mayor parte del tiempo.

La mueca de Nick se convirtió en una sonrisa genuina.

—Dios, te extrañé. —se inclinó para besarme, pero levanté mi mano para detenerlo.— ¿Cuál es el problema? —preguntó.
—No vas a meterte en mis pantalones esta noche, idiota. — dije, recordando a Nicole y el susto por el que había pasado. No me iba a convertirme de repente en una monja o algo, pero luego de darme cuenta de la facilidad con la que podíamos haber cambiado roles, sabía que algunas cosas tendrían que cambiar.— Si vamos a hacer esto, lo vamos a hacer bien. Vamos a tener una relación sin prisa, como una pareja normal de secundaria.

Se acercó y tocó la pequeña M que descansaba en medio de su cuello, girando el colgante que mamá me había dado entre su pulgar y su dedo índice, casi distraídamente.

—Pero ninguno de los dos somos normal.
—Eso es verdad. —reconocí —Pero esa parte de nosotros va a ser normal. Mira, no digo que no podamos llegar hasta ese punto. Simplemente vamos a… llevarlo un poco más despacio.

Nick lo pensó un momento antes de dejar que apareciera esa sonrisa torcida en su rostro otra vez.

—De acuerdo. —dijo, inclinándose un poco hacia delante para mirarme a los ojos— Está bien. Hay otras cosas que podemos hacer —sus dedos soltaron mi collar y se movieron por mi clavícula, deslizándose por mi brazo y enviando un temblor por mi espalda.— Creo que tengo un trabajo que terminar. Fuimos interrumpidos la última vez, en tu habitación, pero puedo mostrártelo otra vez. Ansío mostrártelo otra vez.

Respire profundamente, tratando de ignorar esa afirmación y la explosión de emoción que me dio.

—Vamos a tener una cita. —continué, aclarando mi garganta— Una cita agradable. Y nunca más vas a llamarme Duffy de nuevo.

La sonrisa satisfecha de Nick desapareció y mordió su labio.

—Miley, —dijo despacio. Apenas podía escucharlo sobre la música.— Lo siento. No sabía cuanto te lastimaba. Nunca debería haberte llamado la Duff en primer lugar. No te conocía entonces. Yo no...

Sacudí mi cabeza.

—No te molestes en inventar excusas. —dije— No gastes tu tiempo, porque la verdad es que, yo soy la Duff. Pero también lo es el resto del mundo. Todos somos malditos Duffs
—Yo no soy el Duff — dijo Nick con confianza.
—Eso es porque no tienes amigos.
—Oh. Cierto.
— Y —continué— Probablemente sea una perra la mayoría del tiempo. Te garantizo que encontraré una razón para gritarte casi todos los días y que no te sorprenda si algunos tragos son tirados sobre ti de vez en cuando. Así soy yo y vas a tener que vivir con ello. Porque no voy a cambiar por ti ni por nadie. Y…

Nick se bajó de su taburete y apretó sus labios sobre los míos antes de que las palabras pudiesen salir.
Mi corazón golpeaba mientras cada pensamiento vaciaba mi mente.
Uno de sus brazos cercó mi cintura, atrayéndome tan cerca como fuese posible y su mano libre se ahuecó en mi rostro, su pulgar acariciando mi pómulo. Me besó tan apasionadamente que pensé que íbamos a incendiarnos.
No fue hasta que se alejó, ambos necesitando aire, que pude pensar en orden otra vez.

—¡Tú, idiota! —grité, empujándolo lejos de mí.— ¿Besarme para hacerme callar? Dios, eres tan detestable. Podría simplemente tirarte algo ahora mismo.

Nick saltó encima de su taburete con una gran sonrisa, y de repente lo recordé diciéndome que era sexy cuando me enojaba con él. Vaya a saber.

—Discúlpame, Zac —llamó al camarero— Miley quiere una Coca de Cereza.

A pesar de mis mejores esfuerzos, sonreí.
Él no era perfecto, ni siquiera estaba remotamente cerca, si importara, pero tampoco lo era yo. Ambos estábamos bastante jodidos. Pero, de alguna manera, eso hacía todo más emocionante. Sí, era enfermo y retorcido, pero eso es la realidad, ¿cierto? Escapar es imposible, ¿Entonces por qué no aceptarlo?

Nick tomó mi mano y entrelazó sus dedos con los míos.

—Estas muy guapa esta noche, Miley.




- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Listo, hasta aquí llego The DUFF :')
A mi me encanta la historia, no sé ustedes pero ojala les haya gustado tanto como yo :')
Esperaré sus comentarios.
Espero poder subir el nuevo argumento de la nove.

Gracias por leer, las quiero♥

2 comentarios:

  1. Te juro que siempre he amado está nove *-*
    Aunque sí soy sincera todas tus naves me han encantado :)
    sube pronto de la otra nove y el argumento de la otra porfaaa!!!!!!!
    cuidate mucho, besis, no te pierdas, bye ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola ♥ mi blog es nuevo y con el inicié una novela, realmente me gustaría que pasaras a leerla y dejarás tu opinión y también porque no? Déjame el link del primer capitulo de tu novela y con gusto la leeré igual.
    Me despido, un gusto, gracias♥.

    ResponderEliminar

¡No olvides comentar!(:
Gracias por tomarte unos segundos de tu tiempo♥
Y más por leer mis noves, un beso!